Necesito que alguien cuide de mis plantas mientras yo estoy fuera 

necesito que alguien cuide de mi cuerpo mientras yo estoy dentro

llevo todo el día desnudo porque no sé hacer dos cosas a la vez. llevo todo el día 

llorando porque el ruido que haces al hacer algo define esa acción

mejor de lo que tú lo harías. las plantas crecen más cuando están dormidas 

y yo me relajo de la misma manera que leo libros: fingiendo que leo libros. 

si vas a tratarme como un objeto elijo ser una planta de plástico rodeada de más plantas 

que necesiten atención. repaso todo el historial de mensajes mientras los voy borrando

mientras bebo leche con vodka mientras espero a que la moda venga a mí para no hacer 

el ridículo mientras voy a ella. necesito tragarme la causa y el efecto de sentirme 

seguro de mí mismo y luego vomitarlo y luego arrepentirme y luego limpiarlo rápidamente

y luego existir y que la experiencia me ayude a crecer como persona o como planta de plástico.

la mancha que dejan las excusas de los demás sobre mi forma de ser

es la manera que mi cuerpo tiene de decirme que las personas importantes 

para algunas personas son cosas importantes para otras personas. mi cuerpo

es la manera que mi cuerpo tiene de decirme que no soy importante para él. 

la gente tiene maneras más ridículas de crecer deforme que por culpa de la luz del sol.

la gente necesita protección pero quién nos protege de las necesidades y es que

cuando viene la oscuridad nadie se atreve a tener miedo a hacerse mayor. necesito

el equivalente en drogas a aquella vez que nos hicimos adictos al porno en hd juntos.

necesito un saludo para cuando me encuentre conmigo mismo  que se base en meter

la cabeza entre las rodillas y estar en contra del movimiento. llevo todo el día llorando 

porque me arrepiento de no haberte dicho  lo mucho  que nos  beneficiaba 

no dejarnos crecer como personas. la casa es una cara y las ventanas son unos ojos 

y la puerta es una boca y la chimenea es algo distinto a una forma de tragar la vida.

voy a dibujarte un corazón en el vaho de la ventana y luego voy romper las dos cosas 

para ver cómo son por dentro y luego voy a echarme a perder hasta que no merezca la pena

reaccionar y voy a suscribirme a alguien que me garantice sensaciones limitadas  

¿por qué no crezco? ¿eso que estás haciendo son dos cosas a la vez?

mis plantas comienzan donde acaban las del otro

mi cuerpo comienza donde acabo yo.

Óscar García Sierra.

(Fuente: chica-secreta, vía inadvertida)

Cien años del Cronopio Mayor.


Museo del Prado, Madrid, Spain

Maravilloso, maravilloso y hermoso.  Imperdonable no ir al Museo del  Prado si estás en Madrid.

Museo del Prado, Madrid, Spain

Maravilloso, maravilloso y hermoso.  Imperdonable no ir al Museo del  Prado si estás en Madrid.

(Fuente: moldavia)

(Fuente: lordofstar, vía inadvertida)

Todos los momentos en los que te hice feliz , son los restos de nuestro amor.

CUANDO LAS VACACIONES SE HAYAN TERMINADO DE UNA VEZ

Va a ser extraño darnos cuenta al fin
de que esto no podía continuar para siempre,
la voz confiada que nos repetía una y otra vez
que nada iba a cambiar,

y recordar, también,
puesto que para entonces todo habrá terminado,
lo que teníamos, la forma en que perdíamos el tiempo
como si no quedara otra cosa que hacer,

cuando, en un fogonazo, cambió el clima
y el aire altivo se volvió de pronto
insoportablemente denso, soplaba un viento mudo,
y las ciudades parecían de ceniza,

y saber, además,
lo que no sospechábamos, que era algo parecido al verano más augusto,
excepto que las noches eran más templadas,
y que las nubes daban la impresión de brillar,

y aun así,
porque no habremos cambiado demasiado,
preguntarnos qué habrá de ocurrir con las cosas,
y quién va a quedar para hacer todo de nuevo,

e intentar de algún modo,
aunque aún no podamos, descubrir
qué fue lo que salió tan mal, o la razón
de que estemos muriéndonos.

Mark Strand

Tirso de Molina, Sol, Gran Vía, Tribunal, 
¿Dónde queda tu oficina para irte a buscar? 
Cuando la ciudad pinte sus labios de neón 
subirás en mi caballo de cartón. 
Me podrán robar tus días… tus noches no.

(Fuente: madwaxnin)

Y ahora tengo que intentar componer un poco más 
canciones que no digan corazón, amor, ni mar, 
ni hablar de ti, ni imaginar qué harás este fin de semana 
con quién elegirás playa o montaña. 

INVENTARIO DE LUGARES PROPICIOS AL AMOR

Son pocos. 
La primavera está muy prestigiada, pero 
es mejor el verano. 
Y también esas grietas que el otoño 
forma al interceder con los domingos 
en algunas ciudades 
ya de por sí amarillas como plátanos. 
El invierno elimina muchos sitios: 
quicios de puertas orientadas al norte, 
orillas de los ríos, 
bancos públicos. 
Los contrafuertes exteriores 
de las viejas iglesias 
dejan a veces huecos 
utilizables aunque caiga nieve. 
Pero desengañémonos: las bajas 
temperaturas y los vientos húmedos 
lo dificultan todo. 
Las ordenanzas, además, proscriben 
la caricia (con exenciones 
para determinadas zonas epidérmicas 
-sin interés alguno- 
en niños, perros y otros animales) 
y el «no tocar, peligro de ignominia» 
puede leerse en miles de miradas. 
¿A dónde huir, entonces? 
Por todas partes ojos bizcos, 
córneas torturadas, 
implacables pupilas, 
retinas reticentes, 
vigilan, desconfían, amenazan. 
Queda quizá el recurso de andar solo, 
de vaciar el alma de ternura 
y llenarla de hastío e indiferencia, 
en este tiempo hostil, propicio al odio.

Ángel González

(Fuente: sarafratini)

thegiphoscopeaward:

Kiss (Bill Domonkos, 2014)

(Fuente: pila-pila, vía 0kc0mputer)

Nos conocimos ayer, tú me invitaste a beber,
yo te invité a no sé qué, tú dijiste: Qué bien.
Y te hablé de poesía por ver qué decías,
que si es tontería, que sí, que no,
habrá que hacer el amor.

(Fuente: cupidotambienhacecolaenelparo)